Mala planeación urbana, igual a ciudades sin competitividad
Los espacios públicos hacen a las ciudades más competitivas
Publicado en Oct 4 2010

El actual modelo de ciudad implica una enorme dispersión que trae como consecuencias, grandes distancias, mayores costos en el transporte y también que haya una preferencia por el transporte privado, señaló Sara Topelson, Subsecretaria de Desarrollo

Urbano y Ordenación del Territorio en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), durante su participación en el Panel de competitividad y política pública urbana y transporte en el marco del VI Congreso Internacional de Transporte Sustentable de México, que organiza el CTS México en el World Trade Center, Ciudad de México.

De acuerdo con la funcionaria de la Sedesol existen tres elementos fundamentales que promueven la competitividad urbana: densidad, conectividad y la creación de espacios públicos, lo anterior lo expresó al tiempo que mostraba unas gráficas de Ciudad Juárez y Aguascalientes que demostraban el crecimiento desmesurado y disperso de aquellas ciudades.

Topelson mencionó que la competitividad de las ciudades está relacionada con la calidad de vida de las personas y subrayó que cuando existe tal dispersión de la mancha urbana, que genera poca densidad, no se presenta la misma calidad de vida. Explicó que es necesario estructurar los centros urbanos con una mayor densidad, porque las bajas densidades no construyen redes sociales y favorecen el individualismo; sin embargo, aclaró, las ciudades que se exceden en densidad, presentan problemas.

“Lo que hace a una buena ciudad son los espacios públicos, son los espacios de encuentro, de interacción, de conexión a nivel humano, es decir, sus parques, espacios deportivos, corredores; todo esto hace a una ciudad mucho más competitiva y mucho más vibrante”, especificó.

A este respecto, Eugene Towle, con experiencia de más de 20 años en temas de desarrollo inmobiliario y quien es miembro del Consejo Ejecutivo del CTS, comentó que el país ha crecido rápidamente, negando la realidad demográfica, y por ende, las ciudades están creciendo como si se “desparramara el vaso”.

Dijo que las 50 ciudades más grandes de México podrían crecer el doble o hasta el triple en los próximos 20 años, por el número de niños que las habitan. “Si planeamos para ese crecimiento vamos a tener unas ciudades ricas y fructuosas, pero si seguimos haciendo lo mismo veremos simplemente parches de parches de parches”, explicó Towle.

En términos de sustentabilidad, Sara Topelson refirió que las ciudades dispersas generan más emisiones de carbono, mientras que las ciudades densas consumen menos energía y propician mayor convivencia social.

Por su parte, Adriana Lobo, directora del CTS México, añadió, a manera de conclusión, que la densidad no es pecado y no siempre significa conjuntos feos, con corredores feos y estrechos. Señaló que hay muchos otros modelos de densidad que son muy interesantes, y dijo que México debe recuperar el sentido estético de sus construcciones.

En el Panel de competitividad y política pública urbana y transporte también intervinieron: Néstor Roa del Banco Interamericano de Desarrollo (BID); Manuel Molano del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO); Jorge Torres de FedEx; y Gustavo Núñez de Guadalajara 2020.

Norma de eficiencia energética

A unos meses de realizarse la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas, mejor conocida como COP, que en su edición número 16, se celebrarà en Cancún, México, en noviembre de este año, el CTS organizó una mesa denominada Norma de Eficiencia Energética, en la que se presentaron los argumentos más importantes al respecto de la entrada en vigor de la norma.

“La norma energética es ya una norma de tres secretarias de Estado”, aseveró Luis Barojas, director general de la Industria de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Natural (Semarnat).Anunció que la Secretaría de Energía (Sener), la Secretaría de Economía (SE) y la Semarnat están integrados en esta norma, que pretende reducir las emisiones contaminantes de los vehículos ligeros.

Afirmó que en el período 2012-2016, se prevé un escenario intermedio que permita reducir las emisiones de bióxido de carbono (CO2) hasta en 30 millones de toneladas de CO2, y esto sólo es un estimado para la regularización de los automóviles nuevos.

En términos del sector automotriz, este tiene un crecimiento de 7 por ciento anual, superior al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) y poblacional. A su vez, la exportación de automóviles asciende a 1. 5 millones de unidades, esto es, el 81 por ciento de los carros que se fabrican.

Con la Norma de Eficiencia Energética se pretende reducir la emisión de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) en el país, hacer eficiente el parque vehicular y que los automóviles consuman un mayor kilometraje por litro de gasolina.